El hotel Molino de los Gamusinos 

es un antiguo molino de agua de finales del s. XVII y principios del XVIII, cuidadosamente rehabilitado según los cánones de la arquitectura tradicional de esta zona de Ávila. Es un hotel con encanto singular desde el momento en el que solo cuenta con tres habitaciones. En él se entremezclan elementos como la forja, el barro y la piedra, realizados por artesanos del lugar. 

Situado en plena naturaleza

junto al río Voltoya, rodeado de un bosque de encinas y a tres kilómetros de Tolbaños, es un hotel tranquilo situado en un paraje ideal para el descanso.

Su paraje es considerado

zona zepa (zona especial protección de aves) donde si tenemos suerte podemos ver a la cigüeña negra, águila imperial, buitre leonado, a nuestra querida familia de nutrias hospedadas en nuestra laguna y un sin fin de animales que nos hacen la estancia mucho mas agradable. 

 En el interior, un salón

 con chimenea y zonas acristaladas que nos permiten ver pasar el agua bajo nuestros pies, pudiendo relajarnos con su sonido y el chisporroteo de la lumbre, degustando una copa de vino de la zona.

Dispone además de una

pequeña biblioteca donde encontraremos libros relacionados con la zona y su fauna. Sus tres habitaciones están totalmente personalizadas. Todas tienen nombre propio y evocan a las estaciones del año: primavera, verano e invierno. La decoración, tanto de la habitación como la de sus baños, es cálida y en armonía con el entorno.. 

  El acceso desde Tolbaños

en pista sin asfaltar, indica al huésped que se adentra a un lugar tranquilo donde disfrutar de un hotel silencioso en pleno campo.

Para disfrutar del silencio

que mejor momento que aprovechar las noches y deleitarnos con los magníficos cielos estrellados